fbpx

Antes de nada ¡bienvenida! Algo bonito está llegando a tu bandeja de entrada. Pero antes…

¿Por qué mi embarazo no frenó mi facturación aun trabajando menos horas?

Poco tiempo después de descubrir que estaba embarazada regresé al pueblo en el que nací y crecí.

Entré en contacto de nuevo con los ciclos de la naturaleza y volví a convivir con la forma de producir de mi familia, que está muy alineada con las estaciones y con las fases lunares.

Me di cuenta de que yo podía seguir esos mismos ritmos en mi negocio.

Funcionó tan bien que empecé a organizar mi negocio y el de mis clientas atendiendo a la ciclicidad de la naturaleza.

Gracias a la maternidad, reconecté con una sabiduría ancestral que salvó mi negocio.

Hoy te pregunto algo: 

¿y si a partir de hoy pudieras hacer el clic que hice con mi embarazo pero ahorrándote el parto?

Solo hay una manera de saberlo. Probando.

Yo te puedo echar una mano aquí: