fbpx

Lo prometido ya está en camino pero aún te falta un paso importante…

Verás:

Hace unos cuatro años, cuando decidí crear mi negocio (otro negocio, no este) me sentía sobrepasada por el miedo a no lograr ganar lo suficiente para vivir.

Me angustiaba tener que desistir y volver a trabajar en relación de dependencia.

No te miento si te digo que trabajaba una media de diez horas diarias y a penas pensaba en otra cosa: estaba obsesionada con hacer funcionar el negocio como sea.

Pero la realidad es que mi calidad de vida se estaba resintiendo.

Un buen día me entero que estoy embarazada. 

Así, de sopetón. 

Sin esperarlo ni buscarlo.

Me había costado un mundo tomar la decisión de emprender, y ahora que por fin estaba en el camino, llega un embarazo que sabía que iba a poner mi tiempo, mis deseos y mis prioridades patas arriba.

Me frustré pensando que si me estaba costando despegar trabajando más horas de la cuenta, ahora iba a ser imposible facturar en condiciones.

Y nada más lejos de la realidad…

¿Quieres saber por qué?

Ve a tu bandeja de entrada y confirma la suscripción

Revisa también en tu bandeja de spam (o en las pestañas social y promociones si tienes gmail).

Si he llegado a spam (¡nooo!) puedes añadirme a tus contactos con este email: info@negociosciclicos.com

Si no tienes ni idea de como añadirme a tus contactos pero quieres seguir viendo mis emails, mándame un mensaje en blanco a la dirección de arriba ¡y listo!

Te contaré el final de la historia y qué tiene que ver todo esto contigo.

¡Nos vemos en tu bandeja de entrada!